A 30.000 pies por viajeros para viajeros

Tánger, Tetuán y Chauen: las 3 joyas del norte de Marruecos

3 experiencias intensas perfectas para un fin de semana largo –o quizás un poco más– de desconexión.

Pocas veces 37 kilómetros de distancia, los que separan Tarifa de Tánger, marcan tanto la diferencia. Un trayecto corto pero que desemboca en un lugar radicalmente distinto. Y si hace unos días os dábamos 13 razones para visitar el norte de Marruecos, hoy repasamos 3 de sus principales ciudades. ¿Qué excusa más necesitas para buscar un vuelo a Tánger y plantarte en Marruecos?

Tánger, la ciudad blanca

Paseando por Tánger entiendes perfectamente por qué Matisse y Delacroix tenían debilidad por esta ciudad. La cultura española y marroquí se mezclan aquí, igual que las aguas del Mediterráneo y el Atlántico, pero es que por estas tierras pasaron también antes los portugueses, los franceses y los británicos. El resultado, como bien os podéis imaginar, es bien rico y variado. En la ciudad se mezclan también dos épocas muy diferencias y es que, según adónde mires, verás el Tánger moderno, una ciudad que se expande a gran velocidad, o verás el Tánger más tradicional, con su medina, su Kasba y su gran zoco de estrechas calles en el que te encantará perderte.

Tetuán, “la hija de Granada”

La llaman así por su arquitectura hispano-morisca. Destaca en especial la medina, declarada Patrimonio Mundial de la Humanidad por la UNESCO, y en la que te encantará perderte entre olores y cachivaches. Si algo tiene además Tetuán que pueden envidiarle otras ciudades más célebres como Fez es que, precisamente por no ser tan conocida, está mucho menos frecuentada por turistas y es fácil descubrir una faceta más auténtica de Marruecos. También aquí podrás encontrar estampas tan típicas del país como sus curtidurías o sus zocos.

Chauen, la ciudad azul

O Chefchauen, como prefieras llamarla. Apostamos a que te han hablado de ella, y te han contado cómo de bonita es esta ciudad teñida de azul, pero hasta que no pasees por ella no tendrás esa sensación de irrealidad tan curiosa que desprende. Nuestro consejo es que te dejes llevar, como en una especie de “trance cromático”, y pasees tranquilamente por su Medina, por la Kasba y por sus exuberantes jardines. Para preparar tu escapada, te aconsejamos que leas este post, donde encontrarás más detalles de la ciudad.

Más leídos

7 destinos para viajar solo

Viajar con amigos, en pareja, con la familia… sí, ya sabemos que …

+ info

Los teatros más famosos de Europa

¿Te apetece vivir una noche en la ópera? No, nos referimos a la p…

+ info

Los 4 museos más curiosos de Europa

El 18 de mayo es el Día Internacional de los Museos, y para ello …

+ info