A 30.000 pies por viajeros para viajeros

Santiago: destino ideal para visitar con niños

Si buscas hacer un viaje en familia, Santiago debería estar en tu lista. Lo tiene todo: un montón de actividades para hacer con los más pequeños y una gastronomía que le abre el apetito a cualquiera.

Aquí van las 5 cosas que se me ocurren que podéis hacer juntos, pero seguro que hay muchas más. Reserva los billetes a Santiago y, si necesitas consejos para viajar con niños, te recomendamos que consultes este otro post.

Te recomendamos 5 planes para hacer con niños en Santiago

  1. Pasear por su ciudad histórica, ¡un auténtico laberinto!

    Si nunca antes habéis estado en Santiago, lo primero y más importante es darse un paseo por su casco antiguo, lleno de callecitas estrechas, plazas y casas de piedra… hasta llegar a la gran catedral. Su Pórtico de la Gloria es un gran libro de piedra, ¡y puedes subir a una de las torres! Otro gran pasatiempo para los peregrinos que llegan cansados, y para cualquier que quiera admirar la enormidad del edificio, es tumbarse en la Praza do Obradoiro y quedarse mirando al cielo.
  2. Descubrir qué pinta tienen los pescados antes de cocinarlos en el Mercado de Abastos

    El mercado es la segunda parada imprescindible en Santiago y en cualquier ciudad. Así conoces de primera mano la materia prima de la que estará hecha la gastronomía local y, además, no nos va mal esa buena dosis de realidad: de tanto ver los alimentos procesados en el supermercado nos hemos olvidado de qué aspecto tienen de verdad. En Galicia es especialmente interesante ver la cantidad de pescados y mariscos que existen y, por qué no, jugar con los niños a diferenciarlos. Aún recuerdo la primera vez que vi un pez espada precisamente en Galicia, ¡qué impresión!
  3. Aprender un poco de todo en sus museos

    En Santiago no te acostarás nunca sin haber aprendido algo nuevo. Y si quieres asegurarte el tiro, además de pasar un buen rato con los peques y/o resguardarte de la lluvia, los museos de la ciudad son una opción excelente. Aprenderéis sobre la fauna y flora del mundo en el Museo de Historia Natural; conoceréis las artes, oficios, costumbres y vestimentas de Galicia en el Museo do Pobo Galego (¡no os perdáis su increíble triple escalera de caracol!); o podéis acercaros hasta la gran Cidade da Cultura que, solo por ver los enormes edificios y las vistas, ya merece la pena. Si quieres más museos, aquí tienes una lista.
  4. Disfrutar de un paseo rodeados de naturaleza

    Si algo no le falta al norte de Galicia es vegetación y color verde. Podéis ir al popular Parque de la Alameda (no os perdáis el banco “acústico” para descubrir de qué curiosa manera transmite el sonido); al Parque de la Música en Compostela a ver el Auditorio reflejado en el agua y a la comunidad de patos que vive ahí o, si os apetece tomar algo mientras los niños se entretienen, al Parque de Galeras.
  5. Reponer fuerzas con una buena comida apta para todos los paladares

    Tortilla de patatas, empanadas, carne a la brasa con patatas fritas, pescado al horno, ¡pulpo!… Y todo riquísimo. ¿Qué niña o niño no disfruta con estos platos, tan clásicos y tan ricos a la vez? Y eso sin olvidar uno de mis quesos favoritos: ¡la tetilla! Un queso tan tierno que a los pequeños (y no tan pequeños) les encanta.

Si queréis ver más actividades para familias, las podréis encontrar en esta página. ¿Vamos haciendo las maletas entonces?

Más leídos

7 destinos para viajar solo

Viajar con amigos, en pareja, con la familia… sí, ya sabemos que …

+ info

Los teatros más famosos de Europa

¿Te apetece vivir una noche en la ópera? No, nos referimos a la p…

+ info

Los 4 museos más curiosos de Europa

El 18 de mayo es el Día Internacional de los Museos, y para ello …

+ info