A 30.000 pies por viajeros para viajeros

RUTA EN COCHE POR LOS PUEBLOS BLANCOS DE CÁDIZ (ANDALUCÍA)

Vejer de la Frontera, Arcos de la Frontera, Zahara de la Sierra, Olvera, Setenil de las Bodegas, Grazalema... Prepárate para una ruta en coche por los pueblos blancos de Cádiz desde Jerez de la Frontera.

Nada más aterrizar en el aeropuerto de Jerez de la Frontera nos vamos a impregnar de ese aire inconfundible que nos empuja a celebrar la vida común a todos los municipios de Cádiz. Toda la provincia es un espectáculo para el viajero, desde los encantos de la capital, con sus efervescentes calles y su algarabía a cualquier hora, hasta los pueblos costeros como Tarifa o Caños de Meca, donde entregarse a los placeres del mar, el surf y la gastronomía. Por no hablar de sus llamados Pueblos Blancos, hermosos enclaves dispersos por Cádiz en los que disfrutar de la belleza de sus rincones, una mesa de excepción y numerosas atracciones turísticas y culturales. ¿Empezamos?

1. Vejer de la Frontera

Pasear por sus calles blancas, fotografiarnos junto a nuestras macetas preferidas, contemplar la ciudad desde lo alto de la Casa del Mayorazgo, con su estupendo patio repleto de flores o conducir los escasos minutos que nos llevan a la playa virgen de El Palmar son algunas de las actividades que nos brinda Vejer de la Frontera. ¿El cuerpo nos pide más? Podemos acercarnos al Museo de los Concepcionistas, donde descubrir la historia de la localidad, y sentarnos al fresco de la Plaza España, con sus coloridos azulejos, a ver caer la tarde.

Dónde comer 

El Alférez es ese paraíso dedicado casi exclusivamente al atún rojo de almadraba donde disfrutar de esta delicatessen en todas sus modalidades. Recomendado por la Guía Michelin.

2. Arcos de la Frontera

Arcos de la Frontera es la puerta de entrada a la Ruta de los Pueblos Blancos, y se considera por méritos propios uno de los pueblos más bonitos de España. Su casco antiguo, declarado Conjunto Histórico, es un no parar de joyas culturales y arquitectónicas: desde el Castillo de los Duques, del siglo XV, a la Puerta de Matrera, además de la basílica de Santa María y otros edificios relevantes. Pero, sin duda, lo mejor que podemos hacer si la vida nos lleva a Arcos de la Frontera es perdernos sin rumbo por sus calles y empaparnos de la belleza de sus rincones. Obligatorio subir al Balcón de la Peña y disfrutar de sus incomparables vistas.

Dónde comer

En Gastrobar El Retablo disfrutaremos de una buena cocina de mercado con un punto de sofisticación, en un entorno agradable y contemporáneo donde, entre otras cosas, bordan el atún.

3. Zahara de la Sierra

Ubicado en el centro del Parque Natural de la Sierra de Grazalema, este pueblo que derrocha encanto es un paraíso de casitas blancas en medio de un entorno natural incomparable. Los planes son infinitos: visitar el embalse y disfrutar de sus aguas calmadas y de la paz que se respira, o acercarse al castillo del siglo XIII y jugar a descubrir los vestigios de la época medieval (murallas incluidas) que encontramos en cada uno de sus rincones. Perderse por las callecitas escalonadas de Zahara de la Sierra, parando a tomar un vino aquí y una tapa allá y recordando su pasado musulmán, es otro placer que no tiene precio.

Dónde comer

El restaurante del pequeño hotel-boutique Al Lago, con el mismo nombre, es un valor seguro si queremos comer bien. ¿Qué pedir? Desde una propuesta de brunch hasta oferta de desayunos y un completo menú de cocina tradicional con toques contemporáneos. A disfrutar, claro, en su bonita terraza, uno de los lugares con más encanto de la localidad.

4. Olvera

A apenas 30 minutos en coche de Zahara de la Sierra encontramos el municipio de Olvera, un maravilloso enclave perdido entre prados verdes y ondulados donde callejear sin rumbo y caminar entre los olivos que marcan su identidad. Es imprescindible subir al castillo, pasear por el Barrio de la Villa, alegre y pintoresco, y, si nos queda tiempo, visitar el Santuario de Nuestra Señora de los Remedios.

Dónde comer

Bodeguita Mi Pueblo es ese lugar maravilloso del que no nos vamos a querer ir una vez vayamos probando su notable selección de vinos de la zona, sus callos, sus albóndigas, sus tartas caseras y otras delicias de la cocina tradicional sin artificios. Que sea en la terraza, claro.

5. Setenil de las Bodegas

Construido casi íntegramente en un saliente de roca, Setenil de las Bodegas es otro de los Pueblos Blancos de visita obligada y, sin duda, uno de los más bonitos de España. Emplazado en el cañón del río Trejo, Setenil cuenta con numerosos atractivos para el viajero. Podemos empezar por la calle Cuevas del Sol, la más popular y concurrida, siempre a tope, y parar a tomar unos vinos en la Plaza de Andalucía. Subir a sus miradores, acercarse al Torreón del Homenaje y, por supuesto, parar en la carretera para tomar una panorámica de su hermoso skyline repleto de casitas blancas y macetas de colores son algunos de los must.

Dónde comer

Casa Palmero, ubicado bajo la roca sobre la que se edifica la Torre del Homenaje, ofrece desde hace más de 50 años platos típicos de la sierra de Cádiz en un ambiente popular. Las migas setenileñas o el croquetón de ciervo son dos imprescindibles de la casa.

6. Grazalema

Si queremos hacer un alto en el camino entre tanto manjar, cañitas bien tiradas, historia y paseos y nos queremos dedicar al senderismo, nada mejor que hacerlo en Grazalema, otro pueblo blanco de visita obligada para los amantes de la historia y la naturaleza. Aquí podremos iniciar la jornada tomando un desayuno consistente en alguno de los bares, siempre animados, de su Plaza Central, y a continuación tomar una de las numerosas rutas de senderismo señalizadas que nos llevarán a adentrarnos en el hermoso Parque Natural Sierra de Grazalema. Es, como pocos, un pueblecito de cuento, perfecto para visitar en cualquier época del año y alejarnos del mundanal ruido gracias a sus calles de postal y al encanto de sus habitantes.

Dónde comer

En plena Plaza de España se alza desde hace más de un siglo Casa Martín 1920, un clásico que ha ido pasando de generación en generación sin perder ni un ápice ni de su encanto ni de la buena mano de sus cocineros. ¿No vas con mucha hambre? Bastará una tabla de quesos artesanos y un vino para amarlo.

Obviamente, son todos los que están pero ni de lejos están todos los que son. Prado del Rey, Ubrique, Bornos, La Muela, Puerto Serrano... y así hasta los 22 pueblos que conforman una ruta que podremos hacer en unos pocos días y que nos mostrará una cara para muchos desconocida de Andalucía, una región con mil secretos que siempre reserva sorpresas agradables para el viajero.

Más leídos

Los mejores parques naturales de Europa

De Reino Unido a Finlandia pasando por Islandia, Croacia, Italia …

+ info

IDEAS DE DESTINO EN ESPAÑA PARA VIAJAR CON NIÑOS

¿Ganas de una escapada familiar? Te proponemos algunos destinos “…

+ info

7 DESTINOS ORIGINALES PARA UN FIN DE SEMANA (MÁS A…

¿Buscas un destino diferente para una escapada? ¿Te apetece descu…

+ info