A 30.000 pies por viajeros para viajeros

Las 3 mejores crêperies de Rennes

Viajamos a Rennes, pero antes de iniciar este goloso recorrido es conveniente una pequeña aclaración; en una crêperie no todo son crêpes, sino que se distinguen dos tipos de elaboraciones. Por un lado les galettes, una variante cuya masa se elabora con agua, mantequilla, huevos y harina de trigo sarraceno. Se suelen rellenar con ingredientes salados y se suelen consumir acompañadas de un vaso de sidra o de leche ribot (un tipo de leche batida con consistencia grumosa). O por supuesto crêpes, que en cambio, pertenecen al recetario dulce. ¡Estáis avisados!

Galettes tradicionales y… ecológicas. Crêperie Paysanne.

Sin duda, una parada en este restaurante situado en la peatonal Plaza Sainte-Anne, en pleno casco antiguo, es imprescindible. Crêpes y galettes excepcionalmente excelentes y copiosas que hasta desbordan el plato. La peculiaridad de La Crêperie Paysanne es que todas las recetas están elaboradas con productos ecológicos y regionales. Aquí recomendamos probar lagalette tradicional de Bretaña, con queso, jamón dulce y un huevo como guarnición. Porque con ingredientes tan frescos y buenos, el básico saca todo su potencial en sabor y aroma, especialmente si se combina con sidra o zumo de manzana, particularmente potentes debido a que son de elaboración orgánica y artesana. Por si fuera poco, las galettes también se pueden acompañar con un vaso de leche ribot, que en la actualidad solo se elabora en Bretaña. ¿Su sabor? El de un yogur natural líquido acidulado. Precio medio: Galette + bebida, 13 € por persona.             

33 especialidades saladas y otras tantas dulces. Crêperie Saint-Georges.

Es la crepería que recomiendan los autóctonos y eso siempre es buena señal. Aquí tienen más de 33 galettes y otras tantas crêpes. La originalidad de la carta radica en que todas homenajean a algún ‘Georges’  ilustre. Menciones especiales a la George Clooney, que lleva queso de cabra fresco, espinacas, tomate, sorbete de pepino y albahaca; y la Giorgio Armani, rellena de foie gras cocinado a la sartén, patatas salteadas, magret de pato, flor de sal y reducción balsámica. Entre las recetas más originales de crêpes figuran las de chuches variadas, de chocolate Milka o Smarties, que solo son aptas para grandes golosos/as. Interiorismo moderno, elegante y que invita a la tranquilidad. Precio medio: Galette + bebida, 12 € por persona.       

Paz & Comida. La Rozell.

En el centro de Rennes, también destaca La Rozell. Lo que diferencia este establecimiento, donde la carta nada tiene que envidiar a su competencia, es su preciosa terraza interior en la que se come rodeado de una vegetación abundante; un remanso de paz aislado del ruido y de la agitación cosmopolita. Entre las opciones de galettes nos gusta especialmente L’Armorique (vieras pasadas a la sartén, panceta, nata y champiñones). Como postre, probad la Fouesnantaise, elaborada con manzanas flambeadas al Lambig (aguardiente local elaborado con sidra), o la Tatin Caramel, una delicia rellena de mantequilla salada -uno de los tesoros de la región- manzanas salteadas, caramel casero y helado de vainilla. ¡Tocaréis el cielo! Precio medio: Galette + bebida, 12 € por persona.

¿Verdad que te ha entrado hambre? Ve a Rennes y prueba sus crêpes y galettes. Consulta nuestros vuelos aquí.               

Texto e imágenes de Laia Zieger (Gastronomistas)