A 30.000 pies por viajeros para viajeros

La ruta de la lavanda

Se acerca junio, y con él el inicio de la floración de la planta por excelencia de la Provenza, la lavanda. Presente por doquier por toda la región, durante los meses que van de junio a agosto llena sus campos de ese tono morado inconfundible y de un aroma que permanecerá por tiempo en tu mente tras tu estancia por estas tierras. Y es que la realización de la ruta de la lavanda es una de las mejores formas de experimentar esta preciosa región francesa, salpicada por pueblos llenos de ese charme y ese je ne sais quoi que te dejarán absolutamente atrapado, y a los que querrás regresar año sí y año también. No en vano artistas de la talla de Van Gogh, Cézanne o Picasso, quedaron fascinados por la luz (¡esa luz!) y el encanto que emanan los paisajes de la Provenza, y que no dudaron en dejar plasmados para la posteridad en sus obras.

Pueblos de postal
El área de la Provenza donde se concentra la mayor parte del cultivo de la lavanda es el Vaucluse. Aquí hallarás grandes campos de esta aromática planta en los que detenerte a ha hacer la foto con la que llenar tu Instagram delikes. También te cruzarás en tu camino con un buen número de pueblos repletos de encanto en los que no debes de dudar en parar y aprovechar para darte un paseo. Es el caso de Gordes, que se halla encaramado en un monte, y que en los últimos años se ha transformado en polo de atracción para la gente más pudiente, con restaurantes y hoteles de alto standing que contrastan con el ambiente rural de la zona. Otro de esos pueblos a enmarcar es Roussillon, donde las fachadas de sus casas reúnen toda la gama ocres formando un armónico conjunto. Bonnieux,que se encuentra entre nuestros favoritos, luce grandes casas de piedra, y cuenta con una iglesia en su parte más elevada con unas vistas impresionantes de la toda zona. Les Baux de Provence es otro clásico de la zona, del que destaca su ciudadela medio derruida, y que es muy conocido por su festival de canción trovadoresca.

Excursiones que no debes perderte
Además de pintorescos pueblos, en tu camino por la Provenza hallarás pequeñas joyas como la abadía de Sénanque, del siglo XII, en la que, cómo no, se dedican al cultivo de la lavanda, y cuya idílica imagen verás en prácticamente todas las guías sobre la zona. Muy cerca de las Gordes se puede visitar la Village de les Bories, espacio en el que se han rehabilitado una veintena de bories, que es un tipo de construcción muy singular realizado a base de caliza tallada. Si lo que te va es la naturaleza, entonces debes de acercarte hasta Rustrel cerca del cual se encuentra el conocido como el Colorado Provenzal, un espacio donde la erosión ha dado lugar a un curioso paisaje en el que predominan los tonos ocre.

Los mercados de la Provenza: sabores de proximidad
Infórmate con antelación de los días en los que tienen lugar el mercado en las diferentes localidades que encontrarás en tu camino, ya que es las excusa perfecta para acercase a los sabores de la zona, además de ser el día de la semana en que mayor ambiente se respira. No dudes en hacerte con una colección de deliciosos quesos artesanales, una baguette recién hecha y hallar un buen paraje para degustarlos. Si a esto le añades un buen vino de la zona –un Châteauneuf-du-Pape podría ser una excelente opción-, el triunfo está más que asegurado.

Gastronomía de lujo
La gastronomía es uno de los puntos fuertes de esta ruta. Vayas donde vayas de la Provenza te podemos asegurar que comerás bien, aunque eso sí, los precios tienden a ser elevados. También te podemos asegurar que difícilmente te quedarás con hambre ya que las cantidades tienden a ser generosas. Solo hay que ver el tamaño de sus deliciosas ensaladas, aliñadas a la perfección, para entender que hambre no pasarás. A tener en cuenta, en temporada alta es una zona muy codiciada por los turistas, así que, sobre todo de cara a la cena, merece la pena reservar. Los aficionados a la trufa negra no dudéis en hacer una parada en Chez Serge, situado en Carpentras, donde gozaréis de los lindo con sus platos a base de este aromático hongo. Y entre las curiosidades que puedes llegar a paladear por la Provenza está el helado casero de lavanda que sirven ocasionalmente en la cena en el Château de la Gabelle.

Un recuerdo en forma de lavanda
Si algo llama la atención al visitante de la zona es el volumen de productos que hallarás en tu camino en el que esta linda flor y su inconfundible aroma están presentes, no en vano el 80% de la producción mundial de lavanda se lleva a cabo en la Provenza. Desde el clásico ramillete ornamental, que bien seguro que acabarás llevando a algún familiar, pasando por las bolsitas para colocar en los armarios, hasta la miel, caramelos, jabones y todo tipo de productos para el baño.

Reserva tu Vueling a Marsella y anímate a recorrer la Provenza en uno de sus momentos de máximo esplendor.

Texto de Los Viajes de ISABELYLUIS

Más leídos

7 destinos para viajar solo

Viajar con amigos, en pareja, con la familia… sí, ya sabemos que …

+ info

Los teatros más famosos de Europa

¿Te apetece vivir una noche en la ópera? No, nos referimos a la p…

+ info

Los 4 museos más curiosos de Europa

El 18 de mayo es el Día Internacional de los Museos, y para ello …

+ info