A 30.000 pies por viajeros para viajeros

El secreto de la pequeña salchicha Bratwurst de Núremberg

En el año 2003, la Rostbratwurst de Núremberg fue la primera salchicha en ser aceptada en el registro de PGI de la UE, el cual reconoce especialidades europeas producidas de manera tradicional y local. La indicación de protección geográfica indica que cada salchicha de Núremberg debe ser producida dentro de los límites de la ciudad, y de acuerdo a la receta tradicional oficial. Junto con el sello oficial de la UE, también llevan su propio sello original.

Esta delicia culinaria se toma en grupos de 6, 8, 10 o 12, con mostaza o, de forma más tradicional, con rábano picante, conocido localmente como Kren. Los acompañamientos típicos son el chucrut, la ensalada de patata o el pan de centeno. Aparte de la versión a la brasa, también existen las salchichas cocinadas lentamente en un caldo de vinagre, vino, cebolla y especias, denominadas Saure Zipfel. Estas salchichas suelen coger un ligero tono azulado por el cual toman ese nombre: "extremos azules". Algo muy consumido y apreciado por la gente de Núremberg - por lo que se pueden encontrar por todo el casco antiguo - es el "3 im Weggla". Consiste en 3 salchichas de Núremberg con mostaza dentro de un panecillo crujiente redondo: ¡no te pierda este tentempié!

¿Por qué la Bratwurst de Núremberg es tan pequeña?

Aunque la Bratwurst de Núremberg sea más pequeña que otras salchichas, ofrece un sabor muy intenso. ¿Pero, por qué son tan pequeñas? Queríamos investigar esta cuestión. Hay muchas teorías e historias que intentan explicar el tamaño de las salchichas de Núremberg. Aquí algunas:

En la Edad Media, los bares (y las puertas de la ciudad) debían cerrar pronto. La leyenda dice que los mesoneros de Núremberg encontraron las salchichas perfectas, debido a que eran suficientemente pequeñas como para caber por el ojo de la cerradura...por lo que incluso podían dar de comer a visitantes que se habían quedado en las afueras de la ciudad durante la noche. 

Otra historia cuenta que a los prisioneros de las mazmorras de Núremberg se les alimentaba con estas salchichas. Se perforaba un agujero en el muro de la prisión por el cual se introducía este preciado alimento. Una leyenda que combina ambas historias es la del Patricio de Núremberg Hans Stromer. Éste estaba condenado a cadena perpetua por negarse a pagar sus deudas. Antes de encarcelarlo se le concedió un último deseo: y lógicamente pidió recibir dos salchichas de Núremberg cada día. Le introducían éstas por el ojo de la cerradura. ¡Durante los 38 años que estuvo entre rejas, Stromer llegó a comerse 28.000 salchichas!

Aunque no esperamos que te comas tantas salchichas como Stromer, ¡sí que te proponemos que disfrutes de esta delicia cuando vengas a visitar la ciudad! ¡Consulta nuestros vuelos y apúntate!

Texto e imágenes de Congress - und Tourismus-Zentrale Nürnberg

Más leídos

7 destinos para viajar solo

Viajar con amigos, en pareja, con la familia… sí, ya sabemos que …

+ info

Los teatros más famosos de Europa

¿Te apetece vivir una noche en la ópera? No, nos referimos a la p…

+ info

Los 4 museos más curiosos de Europa

El 18 de mayo es el Día Internacional de los Museos, y para ello …

+ info