A 30.000 pies por viajeros para viajeros

Curiosidades de Roma muy útiles para tu próximo viaje

Si vas a viajar a Roma pronto, necesitarás conocer estas curiosidades para disfrutar al máximo de la experiencia en la Ciudad Eterna.

Hay tantas Romas como personas que la visitan; tantas, como películas y libros que la han retratado; tantas, como iglesias por ver... Es por ello que se la conoce como la ‘Ciudad Eterna’, pero resulta que además de eterna, Roma es una ciudad llena de secretos y curiosidades. En este post te contamos algunas de estas curiosidades que te ayudarán en tu próxima escapada a Roma. Encontrar billetes baratos a Roma, en cualquier época del año, es fácil.

Una ciudad para tres estados

Roma es tan especial que es la única ciudad del mundo que alberga en su interior otro Estado: la Ciudad del Vaticano, epicentro del catolicismo, y como tal, con entidad como Estado autónomo, bajo el poder del Papa. Para ir de uno a otro, la única frontera que hay que traspasar es la monumental Plaza de San Pedro. Pero resulta que hay un punto donde la cuestión transfronteriza se complica un poco más y se llega a ver en el mismo momento tres estados diferentes. Por supuesto, la cosa tiene truco: desde el ojo de la cerradura de la Orden de los Caballeros de Malta se ve la cúpula del Estado del Vaticano y los jardines del palacio de la embajada del Priorato de Malta, mientras que tus pies están en la colina del barrio del Aventino, perteneciente a Roma.

Un viaje libre de plástico

En Roma se calcula que hay más de 2000 fuentes, y lo cierto es que, estés donde estés de la ciudad, te vas a encontrar una. Además, siempre está fresquita y su sabor es muy agradable... ¿Entonces, para qué comprar agua embotellada? Puedes ahorrarle mucho plástico al planeta, que ya tiene lo suyo, viajando con tu propia cantimplora. Solo tendrás que ir rellenándola conforme vayas bebiendo, que si es en agosto, será mucho. Para quien quiera hidratarse directamente de la fuente hay una técnica para no mojarse la cara: taponar el caño por el que sale agua de forma ininterrumpida para hacer que salte por el agujero de arriba.

La vida subterránea

Todas las guías resaltan de Roma lo que hay en la superficie, que no es precisamente poco; pero resulta que hay una Roma secreta igual de interesante: todo un laberinto de galerías, templos y catacumbas subterráneas. Las más famosas son las Catacumbas de Domitila, San Calixto y las de San Sebastián; pero se calcula que existen más de dos millones de metros cuadrados escondidos en profundidad y seis millones de tumbas, como si se tratara de una segunda ciudad. Otro monumento subterráneo imprescindible es la Basílica de San Clemente, todo un hito de la Antigüedad que se remonta (o se profundiza, en este caso) hasta el siglo II a. C.

Hora de comer

Otra curiosidad sobre Roma (o mejor dicho, sobre sus habitantes) es que los romanos no comen pizza ni helados a cada rato. En realidad, hay montones de buenos restaurantes y la cocina romana es de lo más gourmet. Pero si lo que buscas es algo más callejero, el filete frito de bacalao es un imprescindible. Se puede pedir en diferentes establecimientos, pero el mejor es el de Dar Filettaro, en Largo dei Librari, 88, donde llevan cocinándolo igual desde hace décadas. Cuentan que incluso el papa Pío XII era un fan absoluto y, a falta de repartidores, enviaba a su secretario. Los filetes se rebozan en una masa de huevo, se fríen y se sirven calientes con una copita de vino blanco dei Castelli.

Una heladería divina (o casi)

Y de postre (o a cualquier hora), los helados de Giolitti, que son divinos por su sabor, textura y cremosidad, pero no solo por eso... De esta heladería artesanal con cartel vintage en la fachada se cuenta que es la más antigua de Roma. Su calidad es tan excepcional que entre sus clientes habituales contaban con Karol Wojtyla. Resulta que a Juan Pablo II le encantaban estos helados y su sabor favorito era el marrón glacé de esta histórica heladería. Cuenta el heladero que desde el Vaticano no paraban de pedirle cada dos o tres días más helado. Si lo pruebas, seguro que hay fumata blanca.

La tapa de alcantarilla más glamurosa

Roma está llena de lugares que fueron escenario de películas memorables. Tal vez la más famosa de todas ellas sea Vacaciones en Roma, con la glamurosa Audrey Hepburn recorriendo la ciudad. De hecho, alguno de sus fotogramas está entre las postales que más se venden en los chiringuitos de recuerdos. Una de las escenas de la película transcurre en la “Boca de la Verdad”, ubicada en la iglesia de Santa María in Cosmedin. La leyenda cuenta que toda persona que introduzca la mano por la boca de piedra puede pedir un deseo. Eso sí, si la piedra detecta que se es un mentiroso compulsivo, entonces, en lugar de otorgar el deseo lo que hará será comerse la mano. Su origen es incierto, pero son muchos los que señalan que en realidad su uso fue más prosaico como tapa de la Cloaca Máxima. Lo reconocemos, visitar una alcantarilla seguramente sea la actividad más curiosa para hacer en Roma.

Mucho arte gratis

Roma está llena de arte, pero eso no significa que tengas que gastarte los ahorros para disfrutar de él. De hecho, hay museos que tienen entrada libre el primer domingo de cada mes, como el Palacio Barberini, la Galeria Borghese, el Castillo de San Angelo o el Palacio Massimo, entre otros muchos. Por su parte, el Museo Vaticano abre puertas el último domingo de cada mes. Eso sí, es fácil imaginar las colas que se arman los días de entrada gratuita…

Pero no queda ahí la cosa. En la basílica de San Pietro in Vincoli, se puede disfrutar del maravilloso Moisés de Miguel Ángel sin pagar un euro. Y, curiosamente, suele ser un lugar muy poco concurrido. Sucede igual con algunas de las grandes obras de Caravaggio, que se pueden ver en iglesias abiertas al público: en la basílica de Santa María del Popolo, La conversión de San Pablo y Crucifixión de San Pedro (además, de la escultura Habacuc y el ángel de Bernini); en la iglesia San Luis de los Franceses, El martirio de San Mateo, La vocación de San Mateo y La inspiración de San Mateo; finalmente, en la Basílica de Sant'Agostino in Campo Marzio, está Virgen de Loreto.

Un tesoro cada día

¿Quieres descubrir otra curiosidad sobre Roma? Pues dirijámonos a su fuente más famosa. La Fontana di Trevi de Roma ‘recauda’ entre sus aguas cada día cientos de euros. Según las estimaciones de 2018, alrededor de 1 millón y medio de euros, o lo que es lo mismo, un promedio de 4000 euros al día. Si te has preguntado alguna vez a dónde va a parar todo ese dineral, resulta que hasta hace muy poco lo recaudaba Cáritas (era el 15% de toda su recaudación en Roma), por decisión de Walter Veltroni, alcalde de la capital italiana en 2001. La cosa cambió con la llegada a la alcaldía de Roma de Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas, que decidió que a partir de entonces sería el ayuntamiento quien gestionara ese dinero, parece ser que para dedicarlo a proyectos sociales y mantenimiento del patrimonio cultural.

Más leídos

7 destinos para viajar solo

Viajar con amigos, en pareja, con la familia… sí, ya sabemos que …

+ info

Los teatros más famosos de Europa

¿Te apetece vivir una noche en la ópera? No, nos referimos a la p…

+ info

Los 4 museos más curiosos de Europa

El 18 de mayo es el Día Internacional de los Museos, y para ello …

+ info