A 30.000 pies por viajeros para viajeros

Resultados

San Petersburgo en 6 cocinas de autor

En el estricto ámbito culinario, una nueva hornada de chefs locales está apostando por la gastronomía de autor sirviéndose del producto autóctono y altas dosis de creatividad bien canalizada. En pocos lugares como en San Petersburgo advertirás la afición de la gente por comer y beber –sobre todo, beber- como una auténtica celebración de la vida. Y ya lo dice el dicho: donde fueres, haz lo que vieres.    

Cococo. En las mismas cocinas donde Alain Ducasse decidió probar suerte en la ciudad, ahora es el chef Igor Grishechkin el que dirige a un talentoso equipo que hace las delicias de quienes para comer o cenar tienen también muy en cuenta el marco y la puesta en escena. Profusión de producto local, reivindicación y compromiso con los orígenes en cada plato. Brillantes emplatados. Imprescindible reservar. Voznesensky Ave, 6

TartarBar. Alejado del circuito turístico de San Petersburgo, en este enorme local de estética industrial degustarás las propuestas más creativas del chef Dmitri Blinov. Profusión de producto crudo y de proximidad en una carta que no distingue entre primeros y segundos para fomentar el picoteo desde el principio al fin del servicio. Vilenskiy per., 15

Hamlet+Jacks. Al calor de los fuegos de la cocina vista querrás degustar los contundentes platos de calado local, por un lado, y de corte internacional, por otro, del chef Eugene Vikent'ev. Cocciones cortas, acertadas combinaciones de ingredientes y contrastes de texturas, en propuestas que enaltecen la despensa rusa y que a su vez exploran con acierto productos culinarios de medio mundo. Volynskiy per., 2

Pedro & Gómez at Larisa. Si te va la cocina fusión en generosas raciones, este es tu sitio. Prepárate para manejar los palillos y viajar de América a Asia en conseguidos platos elaborados frente a tus ojos, si optas por sentarte a la barra. Grandes bocatas, tremendos boles de ramen y platos todos aptos para compartir. Rubinstein, 29 

Four Hands. Atrévete a alejarte lo justo del meollo urbano para dar con este cálido local de personalísima y diminuta cocina firmada por el chef Cepren Fokin. Opta por la barra para no perder detalle de las distintas elaboraciones y poder incluso departir con el cocinero sobre la marcha. La apuesta por la casquería es otra de sus señas de identidad. Prospekt Kosmonavtov, 63

Duo Gastrobar. Cocina de mercado e influencias de recetarios lejanos en modestas raciones. Este coqueto local con barra y cinco mesas contadas es el local de moda entre el públicofoodie. Te atrapará por su atmósfera y su ambiciosa carta de vinos. Conviene reservar. Ul, Kirochnaya, 8A

Dónde dormir, desayunar & viceversa

W St Petersburg. Es el hotelazo de diseño por excelencia. Un prodigio de modernidad, calidez y buen gusto en la ciudad rusa más cosmopolita. Apreciarás el recibimiento, la chimenea dellounge en los meses más fríos y suspatodo el año. Amplias habitaciones, terraza con vistas en la azotea, una localización inmejorable y un desayuno bufé al que no le falta de nada, completan sus encantos. 6 Voznesensky Prospect

Polikoff. La opción más funcional de alojamiento está en un cruce de la transitada Nevsky, por la que acabarás pasando tarde o temprano. Ocupa dos plantas de un antiguo edificio de pisos y resulta la opción  más práctica y económica cuando apenas hay tiempo para dormir y desayunar. Karavannaya/Nevsky prospekt 64/11

Texto de Belén Parra, de Gastronomistas.com

 

+ info

4 destinos para un San Valentín diferente

San Valentín está a la vuelta de la esquina, y si este año queréis celebrarlo fuera de casa, debéis saber que hay romanticismo más allá de París y Venecia. Si no os lo creéis, seguid leyendo y descubrid los destinos más románticos para celebrar San Valentín.

+ info

Los gatos del Hermitage

El Museo del Hermitage, de visita obligada si viajas a San Petersburgo, es una de las mejores formas de acercarse a un pasado, el de los zares, y hacerse una idea de la opulencia y el esplendor con el que vivieron. Los números hablan por sí solos: el Hermitage tiene en su haber más tres millones de obras de arte procedentes tanto de Oriente como de Occidente, entre las que se cuentan cuadros, esculturas, piezas arqueológicas, antigüedades griegas y romanas, joyas y armas, ¡ahí es nada! Su pinacoteca se cuenta entre las mejores del mundo, dejando en segundo lugar a otros grandes contenedores de arte: el Louvre y el Prado. ¡Ah! Y de todo ese volumen de obras sólo un 3% del total está expuesto al público.

Esta inmensa colección privada que desde 1917 es Museo Estatal, empezó a gestarse en 1764 con Catalina la Grande y la compra de 225 cuadros de pintura holandesa y flamenca. También con ella iniciaría la construcción del inmenso complejo arquitectónico en el que se encuentra en la actualidad, un total de siete edificios: el Palacio de Invierno, que era la antigua residencia de los zares, el Teatro del Hermitage, el Hermitage Viejo, el Hermitage Pequeño, el Nuevo Hermitage, el Edificio del Estado Mayor y el Palacio Menshikov, que fuera residencia del gobernador de San Petersburgo.

Los felinos del Hermitage

Si hay algo que llama la atención en la visita a este magnífico museo, y en este caso no es por su riqueza, espectacularidad, buena ejecución o antigüedad, son los gatos que por allí deambulan. Y no, no están en el museo por mera casualidad, sino que su misión no es otra que la de perseguir a los roedores y evitar así que éstos deterioren las obras. Hasta aquí todo podría quedar en una curiosa anécdota, pero tras estos guardianes gatunos hay una larga historia, es más, se podría decir son los únicos inquilinos de Palacio que han logrado sobrevivir a todo su ajetreado pasado histórico: la invasión napoleónica, la revolución rusa y la invasión de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

El zar Pedro I fue el primero en traer un gato a la corte procedente de los Países Bajos. Pero sería su hija, la zarina Isabel Petrovna, la que decretó en 1774 su uso para proteger el palacio de los ratones, por los que sentía auténtico terror. Desde entonces los gatos han habitado en el Palacio de Invierno, habiendo visto pasar por él a los zares, cortesanos, los bolcheviques, hasta llegar a la actualidad, en la que conviven con los trabajadores del museo y con los visitantes. Sólo el sitio de Leningrado, que duró casi 900 días, y en el que hubo una hambruna extrema en la ciudad, logró acabar con ellos temporalmente.

En la actualidad hay más de 60 gatos de razas diferentes rondando por los subterráneos, las oficinas y los alrededores del Hermitage, estando prohibida su presencia en las salas expositivas. Cuentan con su propia cuidadora, Irina Popovets. Aunque el museo no tiene presupuesto para su mantenimiento, gozan de diferentes vías para la recaudación de dinero, ya sea con patrocinadores, o a través de la asociación “Amigos de los Felinos del Hermitage”. Incluso se han llegado a realizar exposiciones en su honor.

Te gusten o no estos seres bigotudos, te recomendamos hacerte con un Vueling a San Petersburgo y conocer unas de las mayores y mejores colecciones de arte del mundo.

 

Texto de Los Viajes de ISABELYLUIS

Imágenes de James Byrum, Brent Ozar, Jorge Cancela, RachelH_

 

+ info

Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada

Por Isabel Romano de DiariodeaBordo
 
La Iglesia del Salvador sobre la Sangre Derramada, o Iglesia de la Resurrección, se erigió por orden del zar Alejandro III entre los años 1883 y 1907 en el lugar exacto en el que un atentado causó una herida mortal a su padre, el zar Alejandro II.
 
Situada junto al canal Gribaedova y visible desde la avenida Nevski, fue construida según el estilo tradicional ruso inspirándose en la catedral de San Basilio en Moscú, y por eso destaca entre las edificaciones barrocas y neoclásicas que predominan en San Petersburgo. La estructura tiene tres ábsides semicirculares y está coronada por cinco cúpulas. Es una de las iglesias con más mosaicos de toda Europa, en los que se combina el estilo bizantino y art-noveau.
 
La iglesia siempre había sido de uso privado, pero al llegar la revolución se abrió al público. Aun así, durante el periodo comunista se le dieron diversos usos hasta que se deterioró totalmente. En 1970 se entregó a la Catedral de San Isaac y se iniciaron los trabajos de restauración, que duraron 27 años.
 
Actualmente está abierta como museo y la entrada cuesta 250 rublos (350 si se visita durante las noches blancas). Es recomendable alquilar una audio guía (200 rublos) para no perderse los detalles de su interior o contratar alguna de las visitas guiadas que se ofrecen en la web de la Catedral de San Isaac. http://eng.cathedral.ru/kskursii_v_spase_na_krovi

Por Isabel Romano de DiariodeaBordo

Un sitio que merece la pena descubrir! Consulta nuestros vuelos aquí.

+ info