A 30.000 pies por viajeros para viajeros

Resultados

Mallorca en familia

Mallorca es una de las islas más grandes del Mediterráneo. Su excepcional climatología la convierte en una de las destinaciones con mayor tirón, pero a diferencia de su vecina Ibiza aquí las opciones para disfrutar de un turismo sosegado, más apto para disfrutarlo en familia son mucho mayores. A continuación proponemos algunas ideas para ir con los más peques de la casa.

Activitades familiares

Cuevas dels Hams. Porto Cristo
Mallorca está repleta de lugares con magia y espacios naturales que nos sorprenderán gratamente. Las cuevas dels Hams no son una excepción. Situadas en el término municipal de Porto Cristo son conocidas mundialmente sobretodo por ser espectaculares y por gozar de un buen estado de conservación. Fueron las primeras cuevas de toda la isla que se abrieron al público, en el año 1910. Se trata de una visita muy recomendable para ir con niños, sobretodo porque el camino está muy bien, sin apenas baches y desniveles, y porque el juego de luces con colores variados les seducirá a la primera de cambio.

Excursión por embalse de Cúber
La excursión por el embalse de Cúber es ideal para hacerla en compañía de niños pequeños. Es fácil de hacer y sin duda atrapa por lo atractivo del entorno donde se realiza, a los pies del Puig Major con un paisaje cautivador.Es una excursión circular, de poco más de dos horas. El recorrido se inicia en el kilómetro 33,8 de la carretera de Sóller a Pollença, hay un pequeño aparcamiento en la entrada hacia el embalse. Un poco más arriba, en el aparcamiento del área recreativa Font des Noguer es donde se comienza el recorrido. Hay que ir hacia la presa que es la zona asfaltada de la excursión. Haciendo el camino uno puede disfrutar de la flora y fauna de la zona. El objetivo es rodear todo el embalse.

Playas para ir con bebés
La isla está plagada de calas maravillosas pero bien es cierto que no siempre cuentan con un fácil acceso, mucho menos habilitado para ir con bebés. A continuación os hacemos una selección de algunas calas en las que podremos ir sin problemas con el cochecito del niño. Cala Ferrera, se encuentra muy cerca del núcleo urbano, por lo que ofrece más servicios, pero eso sí, es también la que tiene más afluencia mayor de turistas. Se encuentra aproximadamente a 1,5 km del centro de Cala d'Or. Hay un restaurante en la misma playa, escaleras para bajar, y también una pasarela hasta llegar a la arena. Cala Serena, se caracteriza por ser muy tranquila. Está semi urbanizada y es ideal para ir con niños porque dispone de mucha zona de playa con poca profundidad. Cala Esmeralda (también conocida por Caló des Corrals) se encuentra en medio de la urbanización de Cala d'Or y sus complejos hoteleros. Es una cala pequeña de arenas blancas, con vegetación y rocas alrededor. Cala Sa Nau es una bonita playa, a 13 kilómetros de Porto Colom. Está algo apartada del núcleo urbano. Cuenta con un encantador chiringuito. No es muy grande, pero es resultona. Hay una zona wi-fi. Cala Marçal, en Felanitx, está bien porque dispone de una zona para aparcar bastante generosa. Está muy limpia y dispone de servicios, como duchas. Además también hay un chiringuito, y a pocos metros varios restaurantes.

Relevo de la Guardia de Honor en el Palacio de la Almudaina
El último sábado de cada mes a las 12 horas y delante del Palacio de la Almudaina se produce el ya famoso cambio de guardia de honor realizado por soldados del regimiento de infantería ligera Palma 47. La particularidad de este acontecimiento es que los soldados visten uniformes de época del cuerpo de voluntarios creado en 1808. Así se rememoran los antiguos relevos de la guardia del Palacio, cuando era la residencia oficial de los virreyes de Mallorca.

Donde comer
Podemos decir que el restaurante Ca’l Dimoni en Algaida es un restaurante típico de cocina mallorquina especializado en torradas. Tiene una carta limitada pero con productos de calidad a buen precio. Durante los postres el famoso Dimoni de Ca’l Dimoni se pasea por las mesas gastando bromas y regalando caramelos a los niños. Además cuenta con un arroz brut de los mejores de toda Mallorca. Por otro lado el Café El Trotamundos (Calle Annibal, 18. Palma de Mallorca) es una cafetería a pie de calle, ubicada en el acogedor y tradicional barrio de Santa Catalina, en Palma. Su propietaria, Francesca, pone pasión en todos los detalles de este local. Aquí se preparan paninis al momento y al gusto de los niños. El local dispone de una acogedora zona de juego.

Donde dormir
Pirates Village (Avenida del Rey Jaime I, 114. Santa Ponsa). Es un hotel temático de piratas. Está especialmente pensado para familias con niños. Tienen una piscina independiente para los más pequeños y toboganes para los más grandes. Hay actividades que se programan especialmente para niños, dentro y fuera de las piscinas. Está muy cerca de las playas de Santa Ponsa y Caló d'en Pellicer

¿Te han entrado ganas de viajar en familia a Mallorca? ¡Consulta aquí nuestros vuelos!

Texto de Isabel y Luis Comunicación

Fotos de Fundación Turismo Palma de Mallorca 365, Turisme Petit, Cuevas dels Hams.

 

+ info

Disfrutando del otoño en Mallorca

Tras el caluroso y ajetreado verano mallorquín, repleto de turistas en busca del sol y de sus fabulosas playas, llega el otoño, y con él la calma, y uno de los momentos más bellos del año para visitar la isla. El clima sigue siendo suficientemente agradable como para hacer excursiones por la isla, y el volumen de gente con el que nos crucemos es infinitamente inferior. Solo una pega, también es probable que nos encontremos en nuestro recorrido con muchos de los chiringuitos y negocios de temporada estival cerrados, pero ese es un riesgo que bien merece la pena correr, sobre todo si vamos en busca de la tranquilidad y la relajación en compañía de algunos de los mejores paisajes del Mediterráneo.

Pasear por Palma

Una de las primeras cosas que podemos hacer en la isla es disfrutar de su capital, y de las huellas de su pasado paseando por su centro histórico. Entre los sitios que no deben de faltar en tu ruta están su imponente Catedral, en cuyo interior hallarás los trabajos realizados por el artista Miquel Barceló en la capilla del Santísimo, el Palacio de la Almudaina, la Lonja, y la Plaza Mayor. No olvides acercarte hasta Santa Catalina, el barrio más trendy de la ciudad, donde, entre otras cosas podrás disfrutar de su variada oferta gastronómica. 

Disfrutar de sus playas

Darte el último baño de la temporada en una playa solitaria, disfrutar de una magnífica puesta de sol, o simplemente quedarte contemplativo deleitándote con las vistas son algunos de los placeres de los que puedes disfrutar en esta época del año en la costa mallorquina. Con casi trescientas playas en su haber, entre las que se cuentan de fina arena, de rocas y guijarros, o recónditas calas, seguro que encuentras un rincón donde desconectar del mundanal ruido.   

Hacer actividades en la naturaleza

El buen clima del que goza la isla durante todo el año y los múltiples posibilidades que ofrece la isla la convierten en un lugar idóneo para la práctica de deportes en la naturaleza como el ciclismo y el senderismo. Los aficionados al cicloturismo solo tenéis que facturar la bici o alquilarla, y animaros a recorrer sus carreteras y caminos comarcales desde los que se puede ir cómodamente de una población a otra disfrutando al máximo del paisajes.

Por otra parte, los amantes del senderismo no debéis de perder la oportunidad de acercaros hasta uno de los parajes más bellos de la isla, como lo es la Serra de la Tramuntana, con rincones de alto valor ecológico, como el islote de Sa Dragonera, hoy Parque Natural, o el Torrent de Pareis y las Fonts Ufanes, declarados monumentos naturales.

Y a aquellos que os vaya la ornitología o el bird watching, Mallorca es un buen emplazamiento para la observación de las aves, ya que acoge a numerosas especies migratorias durante los meses que van del otoño a la primavera. Entre las diversas actividades que se realizan al respecto está la “I Mallorca Birding Race”, un maratón ornitológico que se realizará del 21 al 23 de octubre.

Degustar sus vinos

Mallorca tiene en su haber unas 70 bodegas de vino, y con ello, una excusa fantástica para practicar el enoturismo por la isla. La ruta más popular es la de la D.O. Binissalem que incluye los siguientes pueblos ubicados en el centro de Mallorca: Santa María del Camí, Consell, Binissalem, Sencelles y Santa Eugenia. Durante el recorrido encontrarás desde bodegas clásicas como la de José Luis Ferrer, Vins Nadal, a otras con menos tiempo en el mercado, como el Celler Ramanya. Como curiosidad, fuera de esta ruta y de esta D.O. se encuentra la bodega 4Kilos que cuenta por un lado con la figura del enólogo Francesc Grimalt, y por otro lado con la de uno de los socios fundadores del SÓNAR, Sergio Caballero.  

Anímate a hacer una escapada otoñal a Mallorca, reserva tu Vueling aquí.

Texto de Los Viajes de ISABELYLUIS

Imágenes de Cristian Bortes

 

+ info

¿Qué hacer cerca de Palma de Mallorca?

La grande de las Islas Baleares es rica en naturaleza, paisaje, oferta cultural y gastronómica, y su capital, Palma, bien merece al menos un par de días. En este post te sugerimos algunas ideas de planes para realizar en los alrededores de Palma en tu próximo viaje.

¿Nuestra recomendación? Alquílate un coche para poder moverte a tu aire.

+ info

Cinco reclamos gastro en Mallorca

Cuando los ingleses recientemente en The Times dicen que Palma de Mallorca “es el mejor lugar para vivir del mundo” habrá que puntualizar que Mallorca no sólo es Palma, y añadir que en cualquier rincón de la isla puedes encontrar tu lugar en el mundo. Supongo que los alemanes estarían también de acuerdo… En la mayor de las Baleares son tantos los reclamos para el hedonismo que difícilmente uno se conforma con disfrutarlos en una escapada; de ahí que tantos se decidan finalmente a “ocuparla”. Tomando aquí la gastronomía como pretexto, ahí van direcciones clave en Palma y en el resto de la isla para degustarla según el apetito y las pretensiones de cada uno. A veces es un simple bocado, otras un festival en la mesa.

Ensaimada. Te hartarás de verlas en todos lados pero en Ca’n Joan de S’Aigo elaboran, también para llevar, las mejores. Lisas o rellenas de crema, nata o albaricoques. No te extrañes ni por las colas ni por el aspecto vetusto de esta pastelería que podría ser el salón del piso de tus abuelos. Si prefieres probar otra pasta, opta por el gató o el cuarto, dos bizcochos típicos mallorquines, igualmente caseros.

Sobrasada. Sin salir de Palma encontrarás muchos colmados que venden sobrasada. El mítico es el Santo Domingo, donde las verás expuestas en todas sus variedades y formatos. Sobre pan tostado y con miel resulta en cambio exquisita la que comercializa el charcutero Xesc Reina o la de La Luna, en Sóller.

Cocina con “estrella”

La enogastronomía está en auge a partir de nombres, referencias y también estrellas Michelin. La isla es ya un destino foodie de primer orden gracias a la cocina y el activismo gastro de chefs como Andreu Genestra o Fernando Pérez Arellano. La cocina de ambos se nutre del producto de la tierra, del que hacen gala con orgullo en menús de degustación de razonable calidad/precio.
Andreu en el hotel Son Jaumell y Fernando en el espectacular Castell Son Claret cultivan y miman in situ buena parte de la materia prima de sus platos. Andreu explora incluso nuevas técnicas para sus platos como la del ahumado de las especias y Fernando procura unos desayunos de autor que ya quisieran para sí otros hoteles de la isla.

Cocina desenfadada

Pásate por Claxon, preferiblemente con reserva previa, para dar con ese “cruces de cocinas” que supone este local con jardín, menú de mediodía y carta de raciones. En el hervidero de Santa Catalina se apuesta por Patrón Lunares, con platillos de siempre reelaborados con gracia, y de ingeniosas presentaciones. En ambos podrás tomarte también unas copas.

Cocina ecléctica

Rialto Living es “la dirección” en el centro de Palma si lo que buscas es un espacio multidisciplinar con clase, arte, cultura y buena cocina. Está a punto de abrir un nuevo restaurante en su primera planta, pero mientras tanto, opta por cualquiera de las mesas de su Café, donde podrás tomar un tentempié o probar su más que correcta cocina fusión.

Y 2 opciones para dormir en Palma…

Sant Francesc. En un edificio protegido del casco antiguo de Palma se ubica este hotel que hace del bienestar su razón de ser. Con espacios comunes tan amplios como las habitaciones, piscina en el terrado, coctelería propia y una importante colección de arte contemporáneo y fotografías, no es de extrañar que este novísimo hotel sea ya uno de los Small Luxury Hotels of the World.

Can Alomar. En el tramo más exclusivo del paseo del Born de Palma, este lujoso hotel de corte clásico proporciona vistas panorámicas de la Catedral y del Puerto desde su terraza solárium, pero también desde la terraza de su restaurante, donde resulta una delicia tomar algo desde las alturas.

Delicioso, ¿verdad? ¿A qué esperas para descubrir estos cinco paraísos gastronómicos mallorquines? Consulta nuestros vuelos aquí.

Texto de Belén Parra (Gastronomistas)

Fotos de Belén Parra y Vera Lair

 

 

+ info